Archivo de la etiqueta: normativa

Navarra regulará por medio de una orden foral la filmación y fotografía de fauna y flora silvestre

Aunque los profesionales ya saben que hay determinadas zonas donde es necesario solicitar permisos para la realización de captura de imágenes con drones; O simplemente para volar el dron sin afectar a la fauna o la flora de la zona. (Generalmente a las Direcciones Generales de Medio Ambiente). Navarra da un paso más hacia adelante en la protección, no solo en la captura de imágenes aéreas, si no también a las terrestres. Sobretodo en lo que afecta a las zonas de Red Natura 2000.

La Orden reguladora, determina las condiciones a cumplir, tanto para poder colocar trípodes o sistemas fijos de Fototrampeo (que precisarán de declaración responsable) hasta la necesidad de solicitar la correspondiente autorización en el caso de vuelos dentro de dichas zonas.

Para los profesionales de los DRONES hoy en día, la gestión administrativa, lleva un volumen considerable de trabajo. Si ya de por sí, la creación del estudio de seguridad, la documentación de Notams, etc… El volar en determinados escenarios requiere de a veces hasta 5 permisos para su realización. Por ejemplo, supongamos el vuelo en un pueblo que está dentro de una zona natural protegida y además está dentro de LER99 (como es el caso de la Rioja). Según la normativa vigente necesitaríamos:

  • Los documentos habituales de estudio de seguridad, etc…
  • La autorización específica de vuelo en ciudad
  • La autorización del Alcalde de la Localidad
  • La autorización del Gobierno civil, correspondiente.
  • La autorización del ejército del Aire para volar en una zona militar.
  • La autorización de la Conserjería de Medio Ambiente.

Y si ya entramos en zonas que incluyan espacio aéreo, tendríamos que realizar, la correspondiente coordinación con la zona de control.

Como podemos comprobar, cumplir la legalidad, no es solo llevar a cabo lo que tenemos indicado en el Manual de Operaciones, si no que además requiere de un esfuerzo burocrático añadido. Lo cual es lógico, puesto que puede darse el caso de que si, por ejemplo hay una determinada especie anidando y volamos nuestro dron, estemos interfiriendo en su vida normal.

Todo ésto que hemos comentado, hace que la legalidad de la mayoría de los vuelos que se realizan estén en entredicho, ya que muchos operadores, sobretodo los que realizan filmaciones aéreas, muchos de ellos no disponen de todas las autorizaciones necesarias. Y no es una apreciación personal, si no que lo he podido constatar con algunos colegas.

Luis Armando Rodríguez Echapresto, Director de Operaciones en PANOimagen

Legislación de DRONES ¿una barrera?

Leyendo el artículo de la revista «Obras Urbanas» a Miguel Ángel de Villota, director de CEGADrone, explica una serie de razones por las que los trabajos reales tienen cierta dificultad. Aunque la nueva legislación, da acceso a la posibilidad de operar en zonas de tráfico aéreo controlado, zonas urbanas, etc… No hay que obviar que la realización de dichos trabajos supone la gestión de una documentación considerable, y de unos permisos que pueden llegar a tardar 6 meses. Si trasladamos ésto al mercado laboral, no es muy factible que te contraten un trabajo, cuando realmente no sabes si lo vas a poder hacer porque la autorización puede tardar 6 meses.

Además, si realmente quieres hacer las cosas legalmente y según el manual de operaciones, necesitas una persona a jornada completa a preparar las misiones, gestionar los permisos, las horas de vuelo de los pilotos, los check list de despegue y aterrizaje, etc….

En conclusión la realidad es que más del 80% de los trabajos solicitados no se puede realizar. Apostillo «no se pueden realizar dentro de la legalidad vigente». Lo que hace que exista una competencia desleal por parte de operadoras o particulares, que no tienen ningún inconveniente en realizar trabajos fuera de la normativa actual.

Ésto no es hablar por hablar, nuestra empresa, no ha podido realizar trabajos porque la pista de aproximación de un aeropuerto pasaba por la zona de trabajo (lo que requería la coordinación con el aeropuerto, etc…) o la cercanía a aeródromos con los que se supone que hay que tener un plan coordinado. ¿Complicado no?

La realidad es que la mayoría de empresas que realizan filmaciones de vídeo, que viene a ser un 80% del total de los ingresos del sector (digan lo que digan) realizan vuelos en zonas sin permisos, sobre personas, etc… Como anécdota, hace un tiempo se puso en contacto con nosotros un operador porque necesitaba un dron para unas grabaciones al día siguiente. Por supuesto, lo primero que le consulté es la zona, para verificar la necesidad de permisos, etc… Cuando me dice donde había estado grabando y donde había que grabar le pregunté si había solicitado las autorizaciones pertinentes. Su contestación me dejó atónito ¿Qué autorizaciones?. Sobran las palabras ¿no?

El otro día vi un vídeo promocional de una comunidad autónoma con numerosas tomas desde dron en urbano, sobre gente, etc…. sobra decir que me consta que ni autorizaciones ni nada por el estilo… Así que los operadores que cumplimos las normas a rajatabla, nos sentimos verdaderamente ninguneados. Al final necesitamos tener un equipo de dos personas o más para gestionar la documentación, realizar los vuelos y el post procesado y sin embargo hay gente que siendo una sola persona lo hace todo. Deben de tener más horas que nadie o más bien no hacen los registros de vuelos ni la documentación. Lamentablemente esto es difícil de solucionar, al final muchos operadores que conozco, se han tenido que pasar al «lado oscuro» y realizar trabajos sin las autorizaciones para poder sobrevivir. Otros, que han querido ser legales, han tenido que cerrar. Y los más valientes lo mantienen como segunda actividad, ya que no les da de comer.

Por desgracia, ésto tardará en cambiar y quien sale penalizado es quien cumple la ley.

Luis Armando Rodríguez Echapresto (Director de operaciones en panoimagen,s .l.)

Un Dron colisiona con un avión en Tijuana (México) mientras aterrizaba

Hace dos días, mientras un Boeing 737 realizaba la maniobra de aproximación al aeropuerto de Tijuana (México), los pilotos notaron un «fuerte golpe» en el avión. Tras contactar con la torre, procedieron al aterrizaje sin más complicaciones. Fue entonces cuando se apreciaron los desperfectos del impacto. La colisión con un ave quedó descartada por la ausencia de sangre y por el tamaño de los desperfectos. Por lo que todo se achacó a la colisión con un dron.

Desperfectos causados en un boeing 737 al colisionar con un dron.
Desperfectos causados en el morro de un Boeing 737 mientras aterrizaba en Tijuana (México)

La proliferación de éstos dispositivos y la facilidad con que se pueden adquirir, hacen de ellos «armas mortales» en función de quien los controle. Mientras el sector profesional se siente controlado y estrictamente regulado, el sector del hobby carece de control y muchas personas se dedican a volar sin las correspondientes medidas de seguridad. He de hacer hincapié, que también hay muchos profesionales que trabajan de manera «pirata» y no solicitan los permisos adecuados o vuelan sobre zonas en las que no está permitido. Todo ésto contribuye a que los que realmente cumplen las normas, deben rechazar trabajos que otros sin escrúpulos (o por ignorancia, que no se informan adecuadamente) no tienen ningún problema en realizar.

Hace unas semanas, sin ir mas lejos, una operadora nos contactó para realizar unas filmaciones, con bastante premura. Por supuesto que lo primero que le solicitamos fue la ubicación de las mismas y en qué consistía el trabajo. Resultó que la zona de grabación requería un permiso y hasta ese momento habían estado grabando y no lo habían pedido. Cuando se lo comentamos, mostraron su asombro por ello, de hecho lo desconocían y eso que eran operadores habilitados. 

Con esto lo que quiero decir es que, si bien, la mayoría de gente que se compra un dron no sabe donde puede y no puede volar, también hay profesionales que tienen el mismo problema. Y un DRON no es un juguete, por lo que requiere de una profesionalidad y conocimientos adecuados para evitar, precisamente incidentes como éste.

Luis Armando Rodríguez Echapresto

Director de Operaciones en panoimagen