Archivo de la etiqueta: Normativa de drones

Legislación de DRONES ¿una barrera?

Leyendo el artículo de la revista “Obras Urbanas” a Miguel Ángel de Villota, director de CEGADrone, explica una serie de razones por las que los trabajos reales tienen cierta dificultad. Aunque la nueva legislación, da acceso a la posibilidad de operar en zonas de tráfico aéreo controlado, zonas urbanas, etc… No hay que obviar que la realización de dichos trabajos supone la gestión de una documentación considerable, y de unos permisos que pueden llegar a tardar 6 meses. Si trasladamos ésto al mercado laboral, no es muy factible que te contraten un trabajo, cuando realmente no sabes si lo vas a poder hacer porque la autorización puede tardar 6 meses.

Además, si realmente quieres hacer las cosas legalmente y según el manual de operaciones, necesitas una persona a jornada completa a preparar las misiones, gestionar los permisos, las horas de vuelo de los pilotos, los check list de despegue y aterrizaje, etc….

En conclusión la realidad es que más del 80% de los trabajos solicitados no se puede realizar. Apostillo “no se pueden realizar dentro de la legalidad vigente”. Lo que hace que exista una competencia desleal por parte de operadoras o particulares, que no tienen ningún inconveniente en realizar trabajos fuera de la normativa actual.

Ésto no es hablar por hablar, nuestra empresa, no ha podido realizar trabajos porque la pista de aproximación de un aeropuerto pasaba por la zona de trabajo (lo que requería la coordinación con el aeropuerto, etc…) o la cercanía a aeródromos con los que se supone que hay que tener un plan coordinado. ¿Complicado no?

La realidad es que la mayoría de empresas que realizan filmaciones de vídeo, que viene a ser un 80% del total de los ingresos del sector (digan lo que digan) realizan vuelos en zonas sin permisos, sobre personas, etc… Como anécdota, hace un tiempo se puso en contacto con nosotros un operador porque necesitaba un dron para unas grabaciones al día siguiente. Por supuesto, lo primero que le consulté es la zona, para verificar la necesidad de permisos, etc… Cuando me dice donde había estado grabando y donde había que grabar le pregunté si había solicitado las autorizaciones pertinentes. Su contestación me dejó atónito ¿Qué autorizaciones?. Sobran las palabras ¿no?

El otro día vi un vídeo promocional de una comunidad autónoma con numerosas tomas desde dron en urbano, sobre gente, etc…. sobra decir que me consta que ni autorizaciones ni nada por el estilo… Así que los operadores que cumplimos las normas a rajatabla, nos sentimos verdaderamente ninguneados. Al final necesitamos tener un equipo de dos personas o más para gestionar la documentación, realizar los vuelos y el post procesado y sin embargo hay gente que siendo una sola persona lo hace todo. Deben de tener más horas que nadie o más bien no hacen los registros de vuelos ni la documentación. Lamentablemente esto es difícil de solucionar, al final muchos operadores que conozco, se han tenido que pasar al “lado oscuro” y realizar trabajos sin las autorizaciones para poder sobrevivir. Otros, que han querido ser legales, han tenido que cerrar. Y los más valientes lo mantienen como segunda actividad, ya que no les da de comer.

Por desgracia, ésto tardará en cambiar y quien sale penalizado es quien cumple la ley.

Luis Armando Rodríguez Echapresto (Director de operaciones en panoimagen,s .l.)

La agricultura, dentro de la normativa de los Drones

Recientemente, desde PANOimagen, hemos realizado varios cursos orientados a la Agricultura de precisión utilizando drones, como elementos de captura, así como el posterior software para su postproceso. A primera vista parece un tema muy interesante y con un futuro extraordinario. Sin embargo, lo primero que comentan todos es la práctica imposibilidad de realizar un trabajo, dado el gran número de trabas (en la documentación de operador) y debido al gran número de zonas de espacio aéreo controlado, zonas de protección, etc….

Ante tal situación, algunos alumnos comentaban que era mejor aprender a procesar los datos y que otras empresas realizaran la captura (cosa que parece del todo lógica, sobretodo después de la “chapa legislativa”).

Ésto, que a primera vista parece un anécdota de un curso, nos hace reflexionar sobre el complicado entramado legislativo que rodea los drones. Ya no se trata de cumplir la normativa de AESA, si no el conjunto de normas asociadas que van con ella, vamos, que después de leer normas y normas, resulta que es necesario pedir permiso para todo. Si no es un parque, es una reserva, si no un corredor aéreo. Añadiendo además la desinformación que tienen los organismos para conceder o denegar permisos, de los no son conocedores.

Unido a todo ello, estoy más que seguro que en Madrid o zonas donde el tráfico aéreo es continuo, no les va a hacer mucha gracia a ningún controlador aéreo que ande pululando un “chisme”, que encima ni ven. Lo cual me parece totalmente lógico.

A la vista de ésto, considero que hoy en día sí se pueden volar drones, pero como decía un compañero operador en las charlas informativas de la nueva normativa de AESA, en ciudad real o por algún sitio totalmente despoblado. Porque te pongas donde te pongas a hacer un trabajo, seguro que tienes un aeródromo cerca, un helipuerto particular (que seguro que no tienen ningún interés en coordinar contigo un estudio de seguridad), o una zona controlada, que va a ser prácticamente imposible, o cualquier otra cosa…. Vamos que lo de operador de drones es ser un mago con chistera pero sin conejos. 

Por concluir, diré que la nueva normativa europea, espero que contemple un espacio reservado para vuelos, tales como los de drones, por debajo de los 120 m sin tantas restricciones ni normativa, porque si no, al final solo quedaran las grandes corporaciones que serán las que tengan contactos y puedan operar. Para cualquier operador individual hoy en día es prácticamente imposible cumplir la legislación. Porque una de dos, o hace la documentación o hace el trabajo. Y para empresas pequeñas e incluso medianas, requiere tener unos recursos asignados, que difícilmente pueden dar su retorno. Al final la mayoría que hace trabajos, los hace ilegales, sin ser operador ni nada, se compran un mavic y ancha es castilla. Pobres de nosotros, los operadores que queremos cumplir la ley, que no hacemos mas que chocar con paredes de ladrillos.