Colisión en Canadá de un Dron con un avión en vuelo.

El incidente ha ocurrido en el aeropuerto de Jean Lesage, en la ciudad de Quebec (Canadá). El avión de la compañía Skyjet (con pasajeros a bordo) ha podido realizar el aterrizaje sin mayor incidencia.  La colisión ha sido a menos de tres kilómetros del aeropuerto y a 450m de altitud (la normativa vigente limita el vuelo a 90 m de altura y no a menos de 5,5 km de un aeropuerto)

Las multas pueden ir desde 20.000 dólares e incluso pueden conllevar penas de prisión. Las autoridades están investigando el incidente, que es de los primeros que se produce, de éste tipo en Canadá.

Lo curioso de la noticia es que, a diferencia de España, en canadá está contemplada la pena de prisión, quizás eso sería más disuasorio en nuestro país, para esos insconscientes que vuelan sus “juguetes” cerquita de los aeropuertos. Seguro que piensan  ¿qué puede hacer mi dron con un bicharraco como esos? Pues señores, si el “dron” entra en la turbina del avión, se prepara una gorda no, lo siguiente. Ojito con jugar cerca de los aeropuertos.

EEUU crea el primer corredor de Drones o espacio compartido con aeronaves tripuladas

80 Km es la distancia que tendrá el corredor creado en Nueva York, que con una inversión de 30 millones de dólares permitirá desarrollar sistemas compartidos con aeronaves tripuladas. Éste corredor, estará equipado con rádar y otros sensores que permitirán la detección de cualquier aeronave, éstas a su vez podrán operar dentro de aeropuertos compartiendo pasillos con naves tripuladas, convitiéndose así en el campo más avanzado del mundo para la prueba de éste tipo de vehículos.

La necesidad parte de que clientes como “Amazon” no pueden realizar la distribución masiva de paquetes, puesto que la normativa actual obliga a que exista un radio de cinco millas para que el operador no pierda la visión con el aparato (500 m en nuestra legislación).

No cabe duda que éste es el primer paso para dotar a éstas aeranaves de traspondedores y tecnologías que hagan su vuelo compatible en el espacio aéreo. Ésto puede suponer un enorme avance, ya que, si este pasillo tiene éxito, en pocos años, los drones serán una realidad de nuestros cielos.

Apple se apunta a los drones

Parece que todos los fabricantes tienen que tener un dron, y apple no deja de ser uno más de ellos. Hace tiempo que está el mercado pero el Hover Camera, es un pequeño dron que podemos llevar con nosotros, que nos permite realizar nuestros propios Selfies, pero no con un palo (como todo el mundo), si no desde una perspectiva más elevada, la que nos puede facilitar una vista cenital desde el aire. Claro está, que los fabricantes no entienden o no quieren entender de normativa y “supuestamente” no es del todo “legal” su uso en todas partes, pero a ¿quien no le apetece un selfie con la torre effiel por detrás? o desde cualquier monumento de una ciudad (como ya sabemos, no es legal en nuestra normativa actual) pero está claro que este tipo de dispositivos, como mucho le darán un coscorrón a alguien si se queda sin batería, pero también se echa de menos que la administración no obligue a insertar, por lo menos, una hojita con lo que se puede y no se puede hacer.

Dron de Apple
El dron de Apple

tienda apple

El producto es “molón” pero su precio no, casi 500 € (499,95€) el famoso precio psicológico. pero seguro que a los amantes del ocio y la fotografía les gusta un juguete como éste para adornar sus álbunes de vacaciones.

Boing planea la adquisición de Aurora Flight Sciences

Aurora Fligh Sciences, es una empresa que cuenta con más de 550 empeleados y opera en seis estados de E.U. Especializada en la creación de sistemas de guiado autónomo y equipos eléctricos, es la fabricante de más de treinta modelos de drones.

Lleva varios años colaborando con boing, ahora ésta se plantea su adquisición con el fin de aunar el conocimiento de ambas compañías y ampliar el abanico de sectores, militar, civil, etc… No cabe duda que el transporte del futuro pasa por equipos como el que vemos en el vídeo, que quizás no precisen de grandes autonomías, pero permitan desplazarse entre edificios en la propia ciudad o en distancias medias y con el avance tecnológico o los sistemas híbridos, alcancen distancias considerables. El futuro ya está aquí, ahora falta una correcta legislación.

fuente